Una nueva etapa comienza

Mikel Landa, Orbea y Etxeondo se unen para relanzar la Fundación Ciclista de Euskadi.

Mikel Landa

Mikel Landa (Murguia, 1989) es uno de los mayores talentos que se han formado en la Fundación Ciclista de Euskadi. Tras correr en el Club Ciclista Zuyano de su localidad natal, se convirtió en el primer deportista patrocinado por la Fundación durante su primer año como juvenil. El carácter, la confianza en sí mismo y la destreza que demuestra este corredor alavés en los deportes y en los desafíos personales que afronta se han forjado, en buena medida, gracias a la estructura de entrenamiento creada por Miguel Madariaga.

Dos años en el equipo sub-23 de Naturgas Energía y otros dos con Orbea en la categoría continental confirmaron que se trata de un ciclista con futuro. Llamó a la puerta de Euskaltel Euskadi y en 2011, durante su primera temporada en el equipo de élite, consiguió una brillante victoria en las Lagunas de Neila, en la etapa más agotadora de la Vuelta a Burgos. En aquella ocasión batió a rivales del nivel de Purito Rodríguez y Dani Moreno. El líder que lleva dentro comenzaba a dejarse ver.

La disolución del equipo Euskaltel Euskadi le llevó a correr con Astana y Sky, equipos internacionales de primer nivel en los que siguió logrando importantes resultados y generando un interés que muy pocos han conseguido equiparar. Más allá de sus destacadas victorias en el Giro y la Vuelta a España, Mikel se ha convertido en una referencia para los amantes del ciclismo; un escalador de élite con expresión pícara y espíritu noble. ¿Dónde está su límite? No podemos saberlo con seguridad, pero por el momento nos permite soñar.

Mikel, que muestra el mismo compromiso que exhibió al permanecer con Euskaltel Euskadi hasta el final, esperando a un patrocinador que nunca llegó, encarna el alma de este proyecto. Con inmensa gratitud hacia la Fundación que le permitió alcanzar la cima de este deporte, Mikel regresa a la Fundación Ciclista de Euskadi cuando esta se prepara para celebrar su 25.o aniversario. Este es, sin duda, el mejor regalo.

Orbea

Orbea fabrica bicicletas y productos de los que se siente orgullosa. Uno de los principios básicos en los que cree firmemente es la necesidad de ofrecer un trato individualizado a cada cliente. En Orbea, pero también en el conjunto del País Vasco, existe la filosofía de fabricar máquinas personalizadas una a una, frente a la producción en masa de artículos idénticos. Desde sus inicios, Orbea ha hecho todo lo posible por desarrollar productos que respondan a las necesidades específicas de su propietario.

El espíritu competitivo de Orbea implica la necesidad de utilizar avanzadas tecnologías en todo su catálogo. Su apuesta por la personalización comienza siempre por unos diseños que deben ser capaces de resistir ante las condiciones más duras. Desde las bicis para niños hasta las básicas de triatlón, pasando por resistentes máquinas de carretera o de XC para la Copa del Mundo, las bicicletas Orbea están concebidas para ayudar al ciclista a lograr cualquier meta que se proponga. Personalizadas y hechas para durar; unas bicicletas que elevan el listón, porque Orbea ama los desafíos. No solamente quiere competir: quiere ganar.

Etxeondo

Prendas diseñadas con pasión, perfeccionadas por los mejores corredores en las carreras más importantes y arraigadas en la tradición. Desde 1976, Etxeondo fabrica ropa ciclista de alto rendimiento y meticulosamente diseñada. Hoy en día, su obsesión por la calidad y la innovación hace que esta marca siga siendo la elección de confianza de muchos corredores en todo el mundo.

La historia de Etxeondo comienza en un pequeño taller ubicado en un caserío del mismo nombre en la localidad de Villabona, cerca de San Sebastián (País Vasco). Su fundador, Francisco Rodrigo, que inició su carrera en el mundo de la alta costura, trabajó para algunas de las mejores marcas, como Dior y Balenciaga, hasta que su amor por el ciclismo le inspiró a diseñar una gama de prendas que se convertirían en sinónimo de excelencia absoluta, tanto desde el punto de vista estético como deportivo.

Desde el primer momento prestó una atención exquisita a cada detalle; se dedicó en cuerpo y alma a crear el mejor producto, fabricado a mano con los mejores materiales y proveedores, empleando en ello su enorme capacidad artesanal. Aquella obsesión por la calidad perdura hoy día. Etxeondo invierte en un personal altamente cualificado y experimentado que se siente orgulloso de su producto y de lo que representa su compañía.

Etxeondo sigue siendo una empresa familiar; trabajan juntos y montan juntos en bicicleta. La pasión por el deporte continúa motivando a todos sus miembros. La empresa sigue diseñando localmente cada pieza en Irura y fabricándola en Castejón (Navarra, la región en la que nació el legendario Miguel Induráin).

Cada diseño se perfecciona en la carretera, en las boscosas ascensiones y los serpenteantes descensos del País Vasco, contando con la ayuda de exigentes profesionales que participan en emblemáticas carreras. Algunos de los equipos más destacados y los mejores corredores han formado parte de la familia Etxeondo: entre ellos, Delgado, Induráin, Kelly o Contador. Desde el frío y los adoquines de las clásicas del norte al calor y las altas cumbres de las grandes vueltas, una prenda solamente pasa a la fase de producción una vez que se ha perfeccionado hasta el más mínimo de sus detalles.

Etxeondo fusiona diseño y funcionalidad: prendas pensadas para sentarte bien, sentirte mejor y dar el máximo de ti mismo. Mediante la combinación de tejidos innovadores de alto rendimiento y esmerado diseño, este material satisface al más exigente de los ciclistas.

¿Un paseo matinal con los amigos? ¿Las jornadas de entrenamiento más duras? ¿Los máximos niveles de competición? Somos Etxeondo. ¡Corre con nosotros!

¿Quieres colaborar con el ciclismo vasco?

Hazte socio

Suscríbete a nuestra newsletter